jueves, 12 de noviembre de 2009

Pensamientos U-Bahnescos

Hoy vi por segunda vez al hombre vestido de rojo: chaqueta roja, suéter rojo, pantalón rojo, bolsón rojo.

Aún en una ciudad tan grande como ésta estoy segura de que la misma gente ve a la misma gente todos los días, pero no se da cuenta porque va completamente convencida de que en una ciudad tan grande como ésta es imposible que la misma gente vea a la misma gente todos los días.

1 comentario:

Godo dijo...

Ahora bien, yo he visto a siete personas distintas entrar en el mismo edificio, todas con la llave de la puerta. Las ciudades grandes desafían toda regla no parece?