domingo, 8 de junio de 2008

Cara de pícaro

De tortugas y niñas (José Roberto Cea)

Mi abuela
a cierta cosa
la nombraba la tortuguita de las niñas...
Cierta vez
a la prima que arrima
dije
"Mirá, se te cayó la tortuguita", al instante que la tortuga 
de mi casa
pasaba ante nosotros.
Abuela me pegó y dijo que otra vez me arrancaría la 
lengua.
Desde entonces ya no hablo de tortugas:
Me las como.

1 comentario:

Chico dijo...

Don José es mi vecino, pero no se exactamente donde vive... solo lo veo pasar por ahi, con sus guayaberas frescas, sus sandalias confortables, su pelo blanquito, y su perrito enano. Siempre me dan ganas de hablarle, pero no sé...

Has tenido oportunidad de hablar con él?