martes, 11 de marzo de 2008

Suicidio

En la noche siempre sale lo que se guarda durante el día.
Y no es que uno quiera que la oscuridad lo deje a uno con las pupilas tan,
tan dilatadas que no haya más remedio, que pensar lo impensable y decir:
quizás sí. Quizás el día sí es un hueco iluminado por el sol.
Quizás el sol sí es una extensión del techo, y los cables están escondidos detrás de las nubes.
Quizás, dado el caso de encontrarlo,
sí oprima el interruptor de la luz.