domingo, 16 de marzo de 2008

El fumado(r)

Nunca había visto a un cigarrillo tan orgulloso de estar en la mano de un hombre.
Iba y venía, consumiéndose lentamente en sus labios, dejando rastros de humo en el aire y brillando de vez en cuando como un puntito incandescente en la oscuridad. Iba perdiendo su vida progresivamente, fundiéndose en el interior del hombre, dejando un rastro eterno y letal.