sábado, 23 de agosto de 2008

Algo II

Estaba tan cansada que solo me acosté. No reparé en el hecho de que lo estaba haciendo a media calle, y que un semáforo no se mantiene eternamente en rojo. Me acosté. Desde el pavimento, el semáforo parecía una creatura gigante y monocefálica que partía el cielo en dos. La gente caminaba encima de mí, todos iban con tanta prisa. El semáforo apagó su ojo rojo, encendió el verde. Ahora eran los carros los que me pasaban encima. Me fui deshaciendo, poco a poco. Parecía como si nunca hubiera tenido algo sólido debajo de la piel. Me pregunté cómo es que antes había logrado estar de pie. En la noche se paseó por ahí un peatón. Me vio, o mejor dicho, vio lo que quedaba de mí pegado al pavimento, y me recogió. Ya que mi consistencia era casi líquida, me metió en un envase cerrado. Ese envase lo metió en el bolsón que llevaba a la espalda, y ambos seguimos caminando.

4 comentarios:

N.I.C.K.Y. dijo...

:O! Buenale!!! :D Oye t podré en los links d mi blog! mi blog (por si t da curiosidad) es http://oscurasperversionesobsesivas.blogspot.com

Cuidate!!!

Alejandro Terego dijo...

entonces "el camina"?
hahaha

sr3sdv dijo...

Como Jake Chambers. (vease La Torre Oscura I: El Pistolero.)

jhose dijo...

wuau, sorprendente ...aunque no supe que era en realidad, pero al final que importa!! jaja te quedó muy bien (vos lo escriviste?) :O

que bien!
http://noiserbox.blogspot.com allí te agregé en los links de mi blog tambien, asi más gente podrá visitarte.

::::: sigue adelante!