sábado, 29 de mayo de 2010

invencible

En teoría, si a los trece años logré actuar de madrastra de blancanieves frente a la escuela entera con un vestido que no me cerraba por ser demasiado gordita, a estas alturas debería ya ser invencible.