domingo, 21 de junio de 2009

Séneca

ahora parece un terminator

pero ahí está, imperturbable, mesurado, profundamente fiel a si mismo, alejado tanto de la alegría como del sufrimiento.

D.